Hasta el 30 de noviembre disfruta de descuentos en nuestra selección de packs y vinos.

Vino Blanco

El vino blanco es una variedad de vino muy conocida que se obtiene de la fermentación de la pulpa de la uva blanca, aunque la piel de la misma pueda ser clara u oscura. Es un vino con uno matices, aromas y maridajes diferentes al vino tinto. Comprar un buen vino blanco puede marcar la diferencia en una cena en la que haya platos de verdura o con pescados y mariscos. Además es ideal para una sobremesa entre amigos o con la familia.

A continuación os dejamos con una gran variedad de vinos blancos al mejor precio.

Comprar Vino Online  >  Vino Blanco

COMPRAR VINO BLANCO

Vino Blanco al mejor Precio

EN vinos y vinos contamos con las mejores marcas de vino blanco a precio de fábrica. Una selección única con la que disfrutar del buen vino al mejor precio.

Comprar vino blanco es comprar un vestigio del pasado. Cuenta con más de 2.500 años de historia y aún hoy continúa siendo una de las bebidas más consumidas del mundo. El vino blanco es resultado de un proceso de fermentación alcohólica de diferentes tipos de uva blanca. A su alrededor se ha generado todo un sector productivo que se compone de procesos complejos y multidisciplinares. Desde la recolección, la limpieza, preparación, fermentación (durante períodos que pueden alcanzar varias décadas), la distribución, la cata y la comercialización.

La naturaleza, la mano del ser humano y el inexorable paso del tiempo quedan reducidos en una copa de vino, sin duda uno de los placeres más privilegiados. Este innegable valor ha dado pie a toda una cultura del vino que se consume incluso con más pasión que el propio vino.

Rasgos que dan al vino blanco un valor especial

La uva que se utiliza para su elaboración es de color blanco, de ahí que cuente con una apariencia (concretamente un color) diferente al vino tinto. Sin embargo sus diferencias no acaban ahí. El cuerpo, la textura, el sabor o el aroma también presentan ciertas peculiaridades que permiten diferenciarlos. Todos estos parámetros son variables y pueden experimentar ligeras variaciones dependiendo de la forma en que el vino se consuma, de cuál sea su proceso de conservación, su exposición a la temperatura o a la humedad.

 

Uno de los factores distintivos más acusados es el proceso de macerado. El vino tinto tradicional sufre un proceso de maceración en un rango térmico de entre 24 y 30 grados. Sin embargo, esta cifra desciende hasta un rango de entre 17 y 19 grados en el caso del vino blanco. Esta diferencia térmica se traduce en aromas diferentes, que presentan matices bastante diferentes.

 

Además, la uva blanca se caracteriza por contar con una dosis más elevada de taninos. Los taninos son compuestos químicos presentes en una gran variedad de plantas. Uno de sus rasgos más distintivos es su capacidad astringente y su manifestación a partir de sabores ácidos. Su elevada presencia en el vino blanco genera un sabor más complejo y amargo. Sin embargo, la uva utilizada en el vino tinto cuenta con una cantidad bastante inferior de taninos. Como consecuencia su sabor es más dulce y más suave.

 

Por otro lado, la recolección de la uva blanca se lleva a cabo en una fase de madurez inferior al de la uva tinta. Como resultado, el vino blanco adquiere un cuerpo más delicado, frágil y sutil. Esta recogida prematura también se refleja en un número inferior de calorías o en una graduación de alcohol más reducida.

Comprar vino blanco de alta calidad: Único a tres niveles

Dentro de la categoría de vino blanco podemos encontrar una gran variedad de gamas. En función de la naturaleza y característica de cada una de ellas, encontraremos diferencias sustantivas en cuanto a aroma, sabor y color.

 

En lo que se refiere a color, el vino blanco presenta un color blanco en muy pocas ocasiones. Generalmente suele tender más hacia la paleta de amarillos y verdes. Aquellas gamas que presentan tonalidades amarillo brillante suelen estar sujetas a evaluaciones más positivas por parte de la crítica especializada.

Dentro del vino blanco pueden detectarse aromas primarios afrutados, florales y vegetales; aromas secundarios lácticos, amílicos o de panadería. Por último, aromas terciarios empireumáticos, balsámicos, especiados y de frutos secos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el aroma es una de las propiedades más volubles. Puede cambiar sustancialmente no sólo de una cosecha a otra, sino también dentro de una misma cosecha. Es posible que, por ejemplo, encontremos botellas de vino blanco de una misma cosecha que presentan aromas diferentes.

 

En último lugar, su sabor se caracteriza por una importante nota de dulzor y a la vez ligereza. Pueden encontrarse matices ácidos y reminiscencias a frutas como la manzana.

 

Desde esta página podrás comprar vino blanco a partir de un proceso 100% digital. Si tienes cualquier duda, ponte en contacto con nosotros y te ofreceremos ayuda.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00

¡DESCUENTOS EXCLUSIVOS POR NUEVA APERTURA!

Queda nada para la apertura de Vinos y Vinos y lo vamos a celebrar con un gran número de descuentos increíbles exclusivos para suscriptores. ¿Te apuntas? Solo déjanos tu e-mail y te avisaremos gratuitamente.